De ser asistente de Bill Gates a ser más rico que él. Eso sí, el empleado “número 30” no acertó ni una prediciendo el fracaso del iPhone

julio 9, 2024

De ser asistente de Bill Gates a ser más rico que él. Eso sí, el empleado "número 30" no acertó ni una prediciendo el fracaso del iPhone

Si hace unas horas os hablábamos de Ray Kurzweil, el cerebro tras muchas de las más importantes predicciones en la historia de la tecnología moderna, ahora le toca el turno a Steve Ballmer, alguien que ha llegado a ser acusado de “bocazas” por hacer predicciones que no se han cumplido. Ni remotamente. No fue el único que auguró un fracaso en Apple con el iPhone: Larry Ellison hizo lo propio diciendo que si no se encargaba “personalmente” del Apple, esta se hundiría.

Sin embargo, Ballmer fue mucho más allá: pensó que Steve Jobs estaba cometiendo un gran error y se arruinaría. En una entrevista con la BBC, Tony Fadell, uno de los primeros miembros del equipo de desarrollo del iPhone y fundador de Nest, recordó su dura calificación: “máquina de correo electrónico no muy buena”. ¿La razón? No tenía botones. Un juguete interesante para clientes empresariales pero nada para el ciudadano de a pie: 500 dólares era demasiado alto.

Sin embargo, hoy hablamos de la marca de móviles más valiosa del planeta. Y la que más vende. Y a Ballmer lo expulsaron de Microsoft porque la lenta respuesta al éxito del iPhone y no apostar por Android le costó a la marca quedarse completamnete fuera de esta pugna. Una donde ni la compra de Nokia ni el apogeo de los magníficos Lumia les salvó del ostracismo.

Ballmer se equivocaba: ya llevamos 15 iPhone y otros 35 modelos adicionales

Nuevo siglo, nuevas reglas. Era el año 200 cuando Bill Gates, cofundador de Microsoft, decidió dejar el puesto de CEO para centrarse más en la parte técnica y en su fundación filantrópica. Ya llevaba un tiempo rumiándolo. Steve Ballmer, quien había sido un amigo cercano de Gates desde sus días en Harvard y había trabajado en Microsoft desde 1980, asumió el cargo de CEO.

Pero el rol traía un gran coste. El contexto histórico de este cambio es interesante. Durante el “eterno” 1998, Microsoft enfrentaba varios desafíos, incluyendo acusaciones de prácticas monopolísticas por parte del gobierno de los Estados Unidos. Gates, bajo presión, decidió que era el momento adecuado para pasar el liderazgo a Ballmer, quien tenía una fuerte experiencia en gestión y negocios.

La realidad es que durante la era de Ballmer, Microsoft experimentó varios altibajos, y algunos mancharon directamente la imagen pública de la empresa. Sí, hubo éxitos como el crecimiento de la división de servidores y herramientas, pero también fracasos notables como Windows Vista y el reproductor Zune.

Pero lo peor fue que Ballmer se saltó “la revolución de los smartphones y las tablets”, lo que permitió a competidores como Apple y Google ganar la partida. Cuando su tocayo Steve Jobs presentó el primer iPhone en 2007, el entonces director ejecutivo de Microsoft se rió a carcajadas.

Ballmer

¿Por qué el ex Steve Ballmer se rió del iPhone? Por el precio, principalmente, pero también por prescindir de botones. Steve Jobs confiaba en la idea a un nivel propio de un oráculo: “se acostumbrarán“. Y tenía razón. Su teléfono perfecto prescindiría de toda forma de botón.

Ballmer sigue siguiendo un gran negociador

Cuando Apple se enteró de la burla de Ballmer le devolvieron el chiste y también se burlaron de él. No en vano, antes de que Satya Nadella admitiera este hecho una década después, el cofundador y ex director ejecutivo de Microsoft, Bill Gates, consideró que “mayor error jamás cometido” fue que Microsoft perdiera su posición frente al Android de Google.

Porque sí, después llegaría el Windows Mobile, pero aquel sistema operativo ni era tan intuitivo ni tan funcional.  Ballmer también dio la cara años después: “Lamento aquel período a principios de la década de 2000 en el que estábamos tan concentrados en lo que teníamos que hacer con Windows Vista que no pudimos redistribuir el talento al nuevo dispositivo llamado teléfono”. Aún hoy siguen bregando por ello, aún hoy siguen pensando en mejorar para acabar imitando un producto de la competencia, oponiendo el iPad ante el Surface.

Pero Ballmer fue muy listo. A su salida como consejero delegado ya tenía 100.000 millones de dólares de patrimonio. Desde 2014 fue comprando más y más acciones de Microsoft y en 2021 era la novena persona más rica del mundo. Hoy tiene casi 160.000 millones en el bolsillo. Y no es solo el sexto más rico, es también un audaz negociador porque firmó que, como “gerente de negocios”, recibiría el 10% de crecimiento de las ganancias que generaba más un salario anual de 50.000 dólares. Ese fue su billete al podio mundial. En resumen, no será un gran oráculo, pero sí un negociador brillante.

Imagen | Flickr (Long Zheng, Dan Farber)

En Applesfera | Apple estuvo cerca de quebrar de no ser por Bill Gates: así fue como Steve Jobs le agradeció sus 150 millones

En Applesfera | Hace más de 35 años, alguien almacenó unos 7.000 ordenadores Apple para venderlos en el futuro. Acabaron enterrados en un vertedero por exigencias de Apple


La noticia

De ser asistente de Bill Gates a ser más rico que él. Eso sí, el empleado “número 30” no acertó ni una prediciendo el fracaso del iPhone

fue publicada originalmente en

Applesfera

por
Isra Fdez

.

Comments 0

Deja una respuesta