Hubo un tiempo en el que los móviles no tenían cámara frontal. La solución de los fabricantes: un espejito para hacernos selfies

junio 22, 2024

Hubo un tiempo en el que los móviles no tenían cámara frontal. La solución de los fabricantes: un espejito para hacernos selfies

“Espejito espejito, ¿quién está apuntando correctamente y no dejándose la mitad de la cabeza fuera del marco?”. El espejo para autorretratos fue una pequeña muestra de ingenio de los primeros teléfonos “tontos” que empezaban a ser algo listos.

Hoy la damos por sentada, pero los primeros móviles con cámaras no tenían cámara frontal, sino que incluían una única cámara trasera, para fotografiar al mundo y no tanto a ti mismo. No faltaron los fabricantes que se dieron cuenta de que hay quien quiere hacerse fotos a si mismo y resulta complicado apuntar correctamente sin una referencia. La respuesta: el espejito.

El espejito apuntador

Si te quieres hacer un auto retrato lo más posible es que uses la cámara frontal de tu móvil, pues esa es su principal función además de permitirte hacer videollamadas. Lo habitual en la mayoría de los casos es que la cámara trasera de tu móvil sea mejor que la frontal, así que si en algún momento has intentado hacerte un selfie con la cámara trasera te habrás dado cuenta de que es más difícil de lo que parece.

En los móviles actuales, usar la cámara trasera para hacerte selfies tiene la ventaja de que suelen dar mejores resultados en situaciones extremas, como con poca iluminación. Hace unos 20 años, el problema era otro: no tenían cámara frontal, pero sí trasera. La solución: un espejito como el del Sony Ericsson K750.

Espejosony

Sony Ericsson K750

Es un secreto a voces que los primeros móviles con cámara hacían fotos con calidad patatera, pero esto no quita que quisieras hacerte algún que otro retrato. ¿Y cómo apuntar correctamente, cuando los teléfonos tenían diseños muy variados  y la lente estaba en un sitio distinto en cada uno?

Pues con un pequeño espejito, normalmente situado cerca de la lente. Fue más habitual en algunas marcas, especialmente en Sony Ericsson, aunque también tuvo representación en algunos Motorola y LG. Es fácil pasarlos por alto, pues son bastante pequeños (como los teléfonos en los que se incluía).

Lgchocolate

El LG Chocolate tenia “cámara deslizante” y con espejo

La idea era usar nuestro reflejo en este diminuto espejo para apuntar correctamente al hacernos una foto “a ciegas”. Al ser tan pequeño, realmente necesitabas tener una vista de halcón para poder distinguir algo, pero todo sea por poder prescindir de otro recurso clásico: la foto en el espejo del baño.

El espejo, convexo o no, se veía fatal, muchas veces deformaba la imagen hasta parecer un espejo circense y a veces era como intentar reconocerse mirando al grifo de la bañera, pero no dejaba de ser una forma curiosa de solucionar un problema de la época.

Motorola

El Motorola V220 incluía la cámara dentro de un espejo. Más centrada, pero a cambio nuestro reflejo estaba muy distorsionado

Con los smartphones se normalizó la cámara frontal (nota: el primer móvil Android, el HTC Dream, no tenía cámara frontal… ni espejo), pero la cámara trasera sigue siendo mejor que la frontal, por lo que el gesto de hacernos selfies a ciegas sigue existiendo. Los espejitos, por ahora, no han vuelto.

Con móviles muy homogéneos en su diseño, lo cierto es que nos hemos vuelto mejores apuntando a ciegas, mientras que los espejos en la trasera se han vuelto un nicho para carcasas para el móvil o accesorios magsafe, como este espejito magnético de 13,99 euros.

Espejimagsafe

Un accesorio para iPhone que es un espejo magnético

En el corto periodo de tiempo en el que las cámaras motorizadas se pusieron de moda en Android, los fabricantes volvieron a reinventar la rueda con distintos mecanismos para reaprovechar la cámara trasera para hacer selfies, como en el Samsung Galaxy A80. Creativo como el espejo, aunque algo más tecnológico

Los espejitos no volverán, pues aunque nos permitían apuntar al hacernos retratos con la cámara trasera, seguía siendo imposible participar en una videoconferencia sin una cámara frontal. Si los echas de menos, siempre puedes comprar una pegatina de espejo y pegarla a la carcasa de tu móvil. Por los viejos tiempos.

En Xataka Móvil | Esto es lo que pasó cuando diez adolescentes cambiaron su smartphone por un dumbphone


La noticia

Hubo un tiempo en el que los móviles no tenían cámara frontal. La solución de los fabricantes: un espejito para hacernos selfies

fue publicada originalmente en

Xataka Móvil

por
Iván Ramírez

.